Blog

ES 2021.01.12

Léon Gambetta (1838-1882), nació en una familia de comerciantes pobres y se convirtió en un gran político francés. Cuando cumplió 15 años, su padre lo llevó a una sastrería para trabajar allí como aprendiz. Menos de seis meses después, Gambetta regresó a su casa. El padre estaba enfadado y lo envió a trabajar en una bodega de familia.

Al ver a su hijo deprimido, la madre sintió pena por él y le preguntó por qué había dejado el trabajo como aprendiz de sastre.

«No es un trabajo para mí», respondió.

«¿Qué tipo de trabajo quieres hacer?», Preguntó la madre.

«Quiero ser un gran político y trabajar por la gente».

«Las grandes aspiraciones no conducen a nada cuando te rindes a mitad del camino», le aconsejó su madre.

«Seguiré adelante, inclusive si tengo que enfrentar cualquier dificultad».

«¿Cuánto necesitas para perseguir tu sueño?»

“Si tuviera trescientos francos, podría ir a París y buscar trabajo. Prometo que cumpliré mi proyecto ”, garantizó Gambetta.

«Si estás tan decidido, encontraré la manera de conseguir ese dinero», dijo la madre. Con resolución firme e inquebrantable, se esforzó por juntar el dinero.

«Aquí están los trescientos francos», dijo. «Haz tu sueño realidad.»

Gambetta estaba perplejo: “Somos pobres. ¿De dónde salió todo este dinero? »

«Un conocido me lo prestó», respondió la madre.

«Nadie presta tanto dinero sin una garantía».

«¡Por supuesto! Di una garantía para conseguir el préstamo », explicó la madre.

«Pero no tenemos nada de valor para servir como fianza», replicó el hijo.

«¡Por supuesto que tenemos! Di mi palabra como fianza. Dije que serás un gran político y para eso necesitas este dinero. Prometí que lograrás tus objetivos y, cuando te conviertas en un estadista, devolverás el dinero.»

Gambetta estaba emocionado y se prometió a sí mismo que no permitiría que su madre sea vista como una mentirosa. Luchó, trabajó día y noche y finalmente se convirtió en un gran político francés.

Las palabras de una madre pueden determinar el rumbo del hijo. Aunque delicada, una mujer posee una fuerza enorme cuando se trata de proteger a su hijo.

(Historia del libro «Semillas del corazón», de Kentetsu Takamori)

En el Sutra de la Gratitud Infinita hacia los Padres, Shakyamuni enseña que la gratitud hacia la madre es «más alta que la mayor cima del mundo y más profunda que cualquier océano».

Independientemente de nuestras decisiones en la vida, dónde y cómo vivimos, una madre siempre tendrá un solo deseo y preocupación: que su hijo viva de manera digna y correcta, con plena y verdadera felicidad.¡Esforcémonos por reconocer, sentir y devolver tal gratitud, todos los días de nuestras vidas!

mm
Profesor de filosofía budista, autor, editor de contenido y presidente de ITIMAN. Director internacional de Ichimannendo Publishing Co. Ltd. - Tokio, Japón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.