Blog

  • Inicio
ES 2021.01.13

Hay situaciones en la vida en las que las personas se aprovechan de quienes actúan con honestidad y, por tanto, terminan creando conceptos falsos de que «el que es honesto es un tonto».

Este concepto erróneo nace del desconocimiento o ignorancia al respecto de la existencia de tres mundos: el mundo pasado, el mundo presente y el mundo futuro.

«Mundo Pasado» se refiere al período anterior a nuestro nacimiento, «Mundo Presente» es el período que se extiende desde nuestro nacimiento en esta vida hasta la muerte, y el «Mundo Futuro» se refiere al más allá. 

Hay un famoso proverbio japonés que dice: “Los melocotones y las castañas tardan tres años en cosecharse. Pero el caqui tarda ocho años ”. Esto quiere decir que hay semillas que tardan poco en dar fruto, pero hay otras que tardan mucho más.

El Buda Shakyamuni enseñó, a partir del Principio de Causalidad, que las consecuencias surgen en nuestras vidas de acuerdo con lo que sembramos: “Las buenas acciones dan como resultado buenas consecuencias. Las malas acciones tienen malas consecuencias. Mis acciones producen las consecuencias en mi vida ”.

Como las consecuencias dependen del surgimiento de condiciones favorables, al igual que el melocotón, la castaña y el caqui tienen su propio tiempo; que depende de ciertas condiciones como la temperatura ambiente, el estado del suelo, la luz solar y la cantidad de agua; el tiempo que lleva, cada acción que realizamos para convertirse en una consecuencia también podrá ser diferente.

Hay consecuencias en nuestra vida actual que provienen de acciones tomadas en esta vida, al igual que existen aquellas que fueron generadas por acciones tomadas en vidas pasadas. Asimismo, existen acciones que solo tendrán consecuencias en otras vidas.

Incluso puede suceder que una mala persona se aproveche de la honestidad de los demás y, por causa de ello, la persona engañada sufra. Sin embargo, la honestidad, el hacer el bien, ciertamente tendrán buenas consecuencias para el futuro de la persona honesta.

Por lo tanto, ser honesto jamás será ser tonto.

Vale la pena vivir de acuerdo con el Principio de Causalidad y ser siempre honesto. En cualquier lugar y en cualquier situación, ¡vamos a hacer el bien!

mm
Profesor de filosofía budista, autor, editor de contenido y presidente de ITIMAN. Director internacional de Ichimannendo Publishing Co. Ltd. - Tokio, Japón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.